Esta vez decidimos volar hacia Baja California Sur y movernos por zonas cercanas en coche. Playas perfectas para encontrar mucha paz.

Cabo San Lucas, siendo un lugar tan turístico, aún tiene varias cosas que ofrecer. En el famoso arco se encuentran las playas más espectaculares que hemos visitado. Por supuesto que la desventaja es el turismo, pero aún así vale la pena conocerlas ya que hay una división marítima muy marcada, el lado del Pacífico (playa del Divorcio) revienta de olas inmensas con fuerza brutal como suele hacerlo mientras el lado del Mar de Cortés (playa del Amor) se encuentra mucho más tranquilo. Realmente puedes ver la enorme diferencia y división natural. Definitivamente vale la pena pasar una tarde por ahí entre el mar y las enormes montañas desérticas.

Para llegar ahí, las pangas salen del restaurante Tabasco Beach en la playa del Médano (playa principal de Cabo San Lucas). Vale la pena unas hamburguesas y micheladas una vez estando ahí.

A unos minutos hacia el Sureste (camino a San José del Cabo) paramos por la zona de Costa Azul donde se encuentra la playa Acapulquito que es perfecta para longboard y para aprender a surfear (ahí rentan tablas). Recomendamos parar por unos cocos frescos en el mirador que está de camino.

En el camino paramos también en playa La Concha (playa virgen) donde puedes bajar a snorkelear y pasar el día. Lo ideal es llevar tu propio equipo para no tener que rentar.

Después de unos días por esa zona nos dirigimos hacía el norte del Pacífico. Camino hacia Todos Santos paramos por la mañana en Cerritos, playa muy conocida para surfear y de ahí hacia playa La Pastora un poco más al norte (llegando a Todos Santos).

Ésta es una playa virgen ideal para pasar el día, surfear olas un poco más grandes y acampar en medio de la nada.

Realmente es una gran oportunidad el recorrido por estas playas y desiertos calurosos mexicanos. ¡Aún falta mucho por ver!

Viajografía y fotos por: Ana Paula Álvarez y Samuel Alazraki

Instagram: @a_n_a_p_a_u_l_a_y @SAMUEL_ALAZRAKI