Real del Monte, también conocido como Mineral del Monte, es un pueblo que se eleva a 2,760 metros sobre el nivel del mar. Es un pueblo escondido, y estaba muy fuera de nuestro radar. Fue por curiosidad, regresando de Huasca, que quisimos echar un vistazo. Y valla sorpresa. Es un pueblo diminuto, lleno de colores y vida, con frecuencia nublado, que se mantiene como un secreto extraordinariamente bien conservado desde la época en la que fue un centro minero para el Imperio Inglés. Lo mejor que se puede hacer es tomar un día para pueblar por sus callejoncitos, museos, tiendas, y estar en el parque de la iglesia al atardecer. Entre las atracciones principales son el Panteón de los Ingleses. También se recomienda ir a una de las tantas cantinas clásicas para probar un paste, platillo heredado por los Ingleses.

Como llegar:

Real del Monte se encuentra en el camino entre Pachuca y Huasca.

Tomar la autopista México-Pachuca (Mex 085). En Pachuca hay que incorporarse al Boulevard Felipe Angeles. En la Glorieta 24 horas, tomar la derecha para salir al Boulevard Luis Donaldo Colosio. Hay que seguir hasta entroncar con el Libramiento Federal a Tampico (Mex 105). Pasando el crucero del CEUNI -Centro de Extensión Universitario- encontrarás a tu derecha la salida a la carretera Corredor de la Montaña, que te llevara diréctamente a Huasca.

Tiempo estimado de viaje: 2 Hrs.