Correr en Rancho Santa Elena no es correr, es dejarte llevar por sus senderos y disfrutar cada paso. Durante los últimos años he entrado en el ambiente del trail running, he conocido a muchas personas y cada vez escuchaba más y más acerca de un lugar cerca de Huasca. Personas a las que admiro mucho me platicaban de Rancho Santa Elena con un amor incondicional hacia el lugar, por lo que llamaba mucho mi atención. No fue hasta que logré ir que entendí la magia del lugar.

Claro que empecé corriendo por sus veredas, en una de las experiencias más increíbles de mi vida. Descubrí que correr en este lugar no es pesado, vas por caminos muy angostos donde puedes ir sintiendo las plantas. Cuando está lloviendo las plantas te mojan, vas brincando troncos a lado de un río entre niebla y si lo llegas a ver despejado verás paisajes increíbles.

El Rancho se vuelve cada vez más famoso por sus rutas de bici y de trail running; sin embargo, para algunos es un lugar para acampar y hacer actividades al aire libre como kayak, caminata, y tirolesa.

Las personas que van constantemente se convierten en una familia, unidos por la creencia en la conservación del lugar. Es un excelente punto para aprender sobre el turismo sustentable y se vuelve un aprendizaje para la vida diaria. Te das cuenta que los baños secos no son tan asquerosos, que reciclar no es tan difícil y que respetar la naturaleza sólo te hace más humano.

Rancho Santa Elena es una propiedad privada que se protege y conserva, con el turismo. Todos los ingresos se usan para la conservación del lugar.

Lo que ha hecho este lugar por el entorno es enorme. Han abierto sus puertas a la comunidad de donde han salido grandes campeones nacionales de bici como Daniela Campuzano. Este proyecto que ha dado grandes atletas y que conserva los bosques de Hidalgo para mi significa orgullo mexicano.

Puedes visitar bajo reservación pues hay cupo limitado por fin de semana para minimizar el impacto ambiental. Si quieres darte una vuelta te recomiendo que programes a un guía para que descubras el amor que los locales le tienen a Santa Elena, vivas la energía del lugar y descubras los mejores secretos del rancho.

Más información.

Viajografía por: Maru Ayón

Fotos por: Mariana Courtney, @monsebl1 y  @rimur